Como sabéis, con el cambio de estación llega también el cambio de armario. Una tarea tediosa pero muy recomendable si queremos que nuestras prendas luzcan perfectas y nos sea más fácil vestirnos cada mañana. Lo recomendable es hacerlo dos veces al año, un cambio con ropa de otoño-invierno y otro con la de primavera-verano.

Para que la tarea os resulte más sencilla en Mi Hermana Pequeña nos hemos propuesto establecer unos pasos a seguir y, aunque en estas cosas “cada maestrillo tiene su librillo”, nosotros os recomendamos lo siguiente:

1.Sacar toda la ropa y limpiar bien el polvo del armario.

2. Revisar todas las prendas y retirar las que ya no nos queden bien o no usemos. A su vez podemos ir repasando botones, costuras, etc.

3. Para que la ropa de invierno esté en perfectas condiciones para la siguiente temporada es conveniente que se guarde lavada. Y al doblarla, procuraremos hacer el menor número posible de dobleces para que no quede demasiado arrugada o se estropee el textil por la zona del pliegue.

close-up-clothes-clothesline-1122167 pila-de-ropa-doblada

4. Lo ideal es guardar la ropa de invierno en cajas de plástico ya que las de cartón pueden absorber la humedad y favorecer que aparezcan bichitos indeseados. No obstante, es recomendable usar siempre un antipolillas, que puede ser natural, como por ejemplo la lavanda o la cáscara de la naranja y el limón o usar antipolillas químicos. Si te falta espacio, puedes optar por bolsas de plástico bien cerradas y expulsando todo el aire que podamos de su interior.

Lavender seeds are sold in purple mesh pouches in order to provide an aromatic sachet as an all-natural room freshener in Provence.

5. Es importante que si cuelgas la ropa utilices perchas resistentes y que no la deformen, ten en cuenta que van a estar mucho tiempo colgadas. Y, siempre que sea posible, guarda las prendas dentro de fundas para aislarlas del polvo, esto es muy útil para los abrigos.

Orden-4-a

 

Una vez guardada la ropa de invierno toca ponerse manos a la obra con la de temporada. Para ello te damos los siguientes consejos:

Sitúa la ropa que más usas al alcance de tu mano pero recuerda también incluir en tu campo de visión las prendas que no te sueles poner, de este modo no nos olvidaremos de ciertas prendas que quedan en el olvido y nunca nos ponemos. Lo ideal es ordenar el armario por categorías de prendas, colores y frecuencia de uso.

como-ordenar-tu-armario-glenda-estilista-3_large

 

Para las faldas y los pantalones usa perchas específicas o pantaloneros. Los vestidos y las camisas mejor colgados y las camisetas y los jerséis doblados y colocados en baldas o cajones.

Puedes sacar partido hasta del último rincón de tu armario con organizadores de tela, así conseguirás tener una estantería extra para camisetas o accesorios como pañuelos, gorras, etc.

También puedes sacar partido a las puertas colocando unos pequeños ganchos por dentro para colgar cinturones, collares, corbatas…

accesorios-muebles-3661ZglGhjWGL._SY450_

Y lo más importante, propóntelo como un ratito dedicado a ti, ponte música, relájate y tómatelo con calma.

¡Esperamos que os haya servido de ayuda!

 

lettering-horizontal